Mercado cruel


No es solidario, ni tiene sentimientos. Otorga más al que más tiene. Y se lo quita al débil. 
No, no estoy hablando de ningún político. Me refiero al mercado. 

Hace poco días, caminaba por un paseo marítimo de Andalucía. En plena temporada alta, muchos de sus establecimientos comerciales y de hostelería se llenan para hacer el "agosto". Pero no todos. Y pensé en los dos bucles en los que se puede ver envuelto un bar o restaurante tradicional.

POSITIVO: Hay mucha gente y dificultad para coger mesa. Reflexión: "Seguro que eso es porque tienen buen género y venden barato". Conclusión: Hay más gente. 
Vende más y al dar pronta salida a la mercancía, consigue mejores precios y promociones de sus proveedores, inclusive cómodas condiciones de pago. 
La alta rotación de sus productos hace verdad que su género es más fresco. La lata de melva está siempre recién abierta... 
Y para colmo y si alguno le intenta plantar cara, puede vender más barato sin menoscabar su margen comercial.

NEGATIVO: Que poca gente hay en ese establecimiento. Reflexión: "Seguro que clavan o venden mal producto". Conclusión: Hay menos gente.
Vende menos y tiene que pagar más caro por los productos al no beneficiarse de ofertas. Suelen exigirles peores condiciones de pago, ante la inminente amenaza y sospecha de cierre.
La inferior rotación de sus productos hace que tenga que calcular los pedidos para evitar caducidades, por lo que se arriesga a roturas de stocks. Y la lata de melva lleva un par de días abierta en la vitrina ... 
Está sin armamento para entrar en cualquier tipo de agresión comercial: guerra de precios, promociones, fidelizaciones... 

Este simple ejemplo en el establecimiento comercial más numeroso de nuestro país (el bar o restaurante) es extrapolable a otros ámbitos comerciales. 

Es cuestión de supervivencia evitar entrar en barrena y meterse dentro de círculos viciosos negativos. De hecho, hay establecimientos que a pesar de tener una inmejorable ubicación y aunque cambien de dueño, siguen gafados. "Quemaron el bar" -que dicen algunos

1. Nunca transmitas imagen de desesperación en tu negocio. (Llena el bar, aunque sea con familiares y amigos).
2. Ofrece algo que no tenga la competencia. Diferenciación. (Seguro que su carta no es tan completa como parece: cervezas internacionales, sidras, patés especiales, helados artesanales, aperitivo gratis... ).
3. Aprende a venderte. Publicidad. (¿Estas en los foros de la zona? ¿Se ven bien las ofertas? ¿Hay publicidad selectiva?
4. Negocia con tus proveedores con dureza, pero con positividad e ilusión. No le hables de lo mal que te va la "cosa", sino de los proyectos que tienes de crecimiento y lo que podría suponer para ellos en un futuro. 
5. Valora a cada cliente como un tesoro.


3 comentarios:

  1. Así es Adrian. Conozco por mi trabajo el caso de bares malditos que lo han cogido diez dueños y todos se han estrellado. Aunque también hay excepciones.

    ResponderEliminar
  2. Cierto como la vida misma Adrian! También se me viene el clásico negocio exitoso (Hablando de bares) que su mayor éxito o esfuerzo es ponerte un puñado de cacahuetes con tu consumición.. Y aún así ¡No se puede entrar a la hora de los vinos!.. Y es que pienso en dos frases: "Cría fama y echate a dormir" a algunos les funciona!!! O... "La mujer del cesar no solo tiene que serlo, sino parecerlo"...

    Gracias por conpartir tus ideas!! Buen verano.

    ResponderEliminar
  3. Inscríbete a nuestro Taller de Cierre de Ventas:
    http://www.e-konexion.com.mx/taller-cierre-de-ventas

    ResponderEliminar